LRC analiza entre 600 y 700 muestras al día en el Prat

En la fase más crítica de la pandemia, enfermeras y doctores se enfrentaron en primera línea a un virus del que no sabían casi nada. La emergencia sanitaria trastocó el funcionamiento de los hospitales y alteró los horarios, las ocupaciones y la salud de los profesionales sanitarios. En la retaguardia, los laboratorios clínicos de todo el país también transformaron sus estructuras, protocolos y procesos de trabajo para enfrentarse a la crisis.

“Durante las primeras semanas de marzo, el 54% de las muestras que nos llegaban eran positivas del SARS-CoV-2. Ahora sólo entre un 2 y 3%”, comenta Mireia Canal, directora técnica del Laboratorio de Referencia de Catalunya (LRC). La curva de infectados se aplana, aunque la gran disparidad en el ratio de infectados tiene una explicación más lógica: “En el cénit de la epidemia llegaban al laboratorio muestras de pacientes y profesionales de varios centros sanitarios que tenían síntomas de la enfermedad, mientras que en los últimos días los análisis se centran en el personal sanitario asintomático de hospitales y residencias” matiza la doctora Canal.

El laboratorio central del LRC, ubicado en el polígono Mas Blau de El Prat de Llobregat, acometió una reorganización total. Del mismo modo que en muchos hospitales se destinó a plantas y urgencias de Covid-19 a facultativos de otras especialidades, los laboratorios tuvieron que formar apresuradamente a sus trabajadores en modalidades y técnicas de ensayos que les eran ajenas. “Los ensayos en biología molecular requieren de una formación muy específica”, comenta Alba Vilas, genetista y responsable de esta área en el Laboratorio de Referencia.

“Hubo que organizar turnos de noche y fin de semana; reubicar a mucha gente; echar mano de nuestra reserva de sustitutos; y contratar profesionales afectados por ERTOS en mutuas y laboratorios privados. En algún momento llegamos a doblar la plantilla habitual de técnicos de laboratorio para garantizar un servicio 24/7”, explica la directora del LRC.

El área de analítica de automatización también ha transformado sus equipamientos para adaptarlos a los test de Covid. En el laboratorio de Mas Blau se analizan entre 600 y 700 muestras al día. La mayoría son pruebas de detección, las llamadas PCR. Sirven para saber si el paciente es positivo o negativo de coronavirus.

Publicitat

El resto de pruebas que se realizan en este laboratorio son tests serológicos, que permiten detectar la presencia de anticuerpos a partir de una muestra de sangre. Son los llamados tests rápidos, ya que no necesitan de un equipamiento específico sino que funcionan como una tira reactiva que genera el resultado en unos 15 minutos.

Adicionalmente, en el LRC se utilizan otras dos técnicas de análisis serológico que miden no solo la presencia de anticuerpos en la muestra (análisis cualitativo), sino también la concentración (análisis cuantitativo). Son los ensayos ELISA y CLIA.

Sant Boi viurà una Festa Major des de casa els dies 19 i 20 de maig

La OMS no encuentra pruebas de contagio del virus por contacto con objetos

El contagio de coronavirus en niños crece un 30%

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here