El Govern ha aprobado este martes un nuevo Decreto ley que contempla la paga ya anunciada a los trabajadores del sistema público de salud y de las residencias de ancianos con plazas públicas, por una cifra global de 140 millones de euros.

La paga tiene por objetivo reconocer la implicación, el esfuerzo y el compromiso de estos profesionales durante los más de dos meses de la pandemia del coronavirus, “en condiciones complejas e intensas al ver alterados sus horarios y tareas habituales, y con un desgaste tanto físico como emocional”.

En una nota de prensa, el Gobierno catalán ha indicado este martes que los profesionales sanitarios que trabajaron entre el 1 de marzo y el 31 de mayo, tanto presencial como telemáticamente, recibirán una compensación económica en la nómina del mes de agosto que oscilará entre los 350 y los 1.350 euros.

Además, en el caso de los profesionales que hayan estado de baja por la COVID-19, la baja se contará como tiempo de trabajo efectivo.

También se compensarán las horas extras y el esfuerzo de las trabajadoras de las residencias de ancianos y con discapacidad física e intelectual que hayan trabajado entre el 1 de marzo y el 31 de mayo de forma presencial directamente vinculadas a tareas de la pandemia.

Publicitat

Esta compensación será de 900 euros para las trabajadoras de primera línea, ya sean auxiliares de geriatría, personal de atención directa a personas con discapacidad, coordinadores asistenciales, médicos o enfermeras.

Por otra parte, el Govern ha acordado que las personas que hayan trabajado de forma presencial en tareas directamente relacionadas con la actividad de las residencias, pero que no lo hayan hecho en la atención directa a las personas, recibirán una compensación de 500 euros. EFE

Publicitat

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here