• Jorge Onsulve (Colaborador Científico)

 

Uno de los astros más luminoso y bello del firmamento es sin duda el denominado Lucero de la Mañana, que no deja de ser nuestro compañero más cercano Venus. Siendo el planeta más parecido a la Tierra en masa y tamaño, algunas diferencias lo convierten en un verdadero infierno. Mientras que la Tierra gira sobre sí misma en 24 horas Venus lo hace en sentido contrario (rotación retrógrada) en 243 días.

Este fenómeno podría haberse producido en el momento de la formación planetaria tras el impacto de un gran cuerpo contra el futuro planeta El periodo orbital de Venus es de 225 días de manera que un año en Venus dura menos que un día entero. La combinación de estos dos periodos de rotación (diario y anual) resultan en un Sol que sale por el Oeste y se pone por el Este en un ciclo día-noche de 117 días ¡impresionante! ¿verdad?.

Resultado de imagen de venus atmosfera

La atmósfera de Venus es 90 veces más densa que la terrestre, el equivalente a la presión a 1 km de profundidad bajo el mar, y está compuesta de un 96.5% de dióxido de carbono y un 3% de nitrógeno. Esto significa que ambos planetas tienen la misma cantidad de nitrógeno en sus atmósferas. Sorprendentemente el dióxido de carbono terrestre está almacenado principalmente en depósitos calcáreos y si fuese liberado a la atmósfera proporcionaría una masa de dióxido de carbono atmosférico equivalente a la presente en la atmósfera de Venus.

Debido a la densa atmósfera y su composición química Venus experimenta un enorme efecto invernadero que eleva la temperatura de la superficie hasta más de 470ºC. Encontrándose a 108 millones de kilómetros del Sol, es curioso que debido a este efecto invernadero este planeta alcance temperaturas similares o superiores que Mercurio que está a 50 millones de kilómetros más cerca de nuestra estrella.

Pero la temperatura de este planeta no es lo único terrible que hemos detectado. En las nubes que componen la atmósfera de Venus se concentran altos índices de ácido sulfúrico que se precipitan hacia la superficie. Pero claro, la enorme temperatura no permite que esta lluvia de ácido llegue al suelo en forma de líquido lo que provoca una condensación irrespirable descomponiendo el ácido en dióxido de sulfuro…¡imaginaros estar respirando constantemente ácido en este planeta!

Podríamos seguir hablando de Venus durante varias sesiones más pero debemos seguir nuestro camino hacia los confines del Sistema Solar.

En el siguiente capítulo hablaremos de la Luna, de su formación y de la famosa Supermoon, pero antes me gustaría recordar que en un lugar entre las órbitas de Venus y la Tierra comienza lo que se denomina Zona de Habitabilidad de nuestro sistema. No se puede saber exactamente donde empieza este lugar pero lo que si podemos decir, como he comentado antes, es que se estaría en un lugar más próximo de la órbita de Venus y finalizaría más allá de la órbita de Marte.

 

¿Qué es la Zona de Habitabilidad?

Resultado de imagen de venus habitable

 

Pues según los estudiosos de astrobiología, o lo que es lo mismo, búsqueda de vida fuera de nuestro planeta, la Zona de Habitabilidad es la zona donde el agua se mantiene en estado líquido durante gran parte del tiempo. Este parámetro nos permite estimar que en esta zona pueda desarrollarse vida. Pero repito, es solo uno de los parámetros. En nuestro caso si que se cumple este requisito porque sino no estaría escribiendo este artículo, pero en otros sistemas planetarios parece ser que existen muchas posibilidades que se cumple este fenómeno.

 

Esta noche, mirad hacia el Oeste y cuando veáis un astro que parece una estrella muy brillante, ese es Venus…un infierno a tan solo 40 millones de kilómetros de la Tierra.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here