La Diputación de Barcelona ha entregado al Ayuntamiento de Castelldefels el proyecto ejecutivo de la 5.ª y última fase de restauración de los espacios interiores del Castillo.

Será la última fase de la mejora de los espacios interiores de cuerpo principal del castillo. La propuesta de restauración presentada este viernes 9 de julio incluye mejoras en el interior de los dos cuerpos que definen el volumen principal del castillo. Por un lado, se actuará en la sala de las ménsulas orientada al patio de armas, en el despacho de levante y anexo al núcleo de escalas, todos a la segunda planta del edificio. También prevé el acondicionamiento de la escala de caracol, la sala de los grafitos de la planta segunda orientada a poniente y la sala de bajo cubiertas, a la planta tercera.

Se trata de las tareas de restauración de la 5.ª y última fase de acondicionamiento de los espacios interiores del Castell, iniciadas en 2003 en el marco de la colaboración de la Diputación de Barcelona y el Ayuntamiento de Castelldefels.

La propuesta de proyecto de la 5.ª fase incluye tanto los trabajos de restauración, como el acondicionamiento de los diferentes espacios y las instalaciones. El proyecto forma parte del proceso de restauración del edificio, que se lleva a cabo de acuerdo con el Plan de usos del castillo de Castelldefels redactado en 2001 por el Ayuntamiento con la colaboración de la Diputación de Barcelona.

El proyecto ejecutivo que este viernes se entregó al municipio de Castelldefels, dirigido por el Servicio de Patrimonio Arquitectónico Local de la Diputación de Barcelona, ha tenido un coste de 18.000 euros y las obras que se prevén están valoradas en 1,1 millones de euros.

Proyecto ejecutivo

El Diputado del área de Infraestructuras y Espacios Naturales de la Diputación de Barcelona, Pere Pons, ha entregado hoy a la alcaldesa de Castelldefels, Maria Miranda, el proyecto ejecutivo de la 5.ª y última fase de restauración de los espacios interiores del castillo. El acto ha tenido lugar este mediodía en la sede del Ayuntamiento de Castelldefels.

El documento Proyecto básico y ejecutivo y estudio de seguridad y salud de la Fase 5. Acondicionamiento de los espacios interiores del castillo de Castelldefels detalla las actuaciones necesarias para poner en funcionamiento tanto las zonas ya finalizadas en anteriores fases como las que son ahora objeto de mejora.

En el acto, el diputado ha expresado su satisfacción para contribuir a la preservación de este elemento arquitectónico, remarcando que «uno de los objetivos principales de la Diputación de Barcelona es apoyar en los ayuntamientos en la conservación y puesta en valor de su patrimonio arquitectónico, con apoyo técnico y económico, y así se ha hecho en esta ocasión». Pons ha destacado que «con esta obra llevada a cabo durante todos estos años el castillo podrá abrirse más a la ciudadanía y ser un punto de encuentro para todo el mundo, vecindario y visitantes».
En su intervención, la alcaldesa ha afirmado que «gracias a las diferentes fases de restauración desarrolladas hasta ahora, el Castell funciona ya como nuevo atractivo a la propuesta turística de Castelldefels». Mirada ha recordado que «desde el pasado 18 de junio, vecinos y visitantes ya pueden disfrutar de un Castell renovado, con jardines interiores como espacio de ocio, y el nuevo Centro de Interpretación de la Historia y la Piratería, un proyecto museístico de divulgación cultural que nos acerca la historia del Castell así como la recreación de los ataques piratas a las costas del municipio».
Dos décadas de actuaciones

El año 2000 la Diputación de Barcelona firmó el convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Castelldefels para la restauración y rehabilitación integral del castillo y del recinto amurallado. El año 2002 se redactó el proyecto de consolidación estructural del cuerpo principal del castillo. Desde el año 2003, la Diputación de Barcelona, a través de su Servicio de Patrimonio Arquitectónico Local (SPAL), ha llevado a cabo las diversas actuaciones de adecuación del castillo, como por ejemplo la consolidación estructural, la sustitución de forjados y cubiertas del cuerpo principal y la restauración de la sala institucional y del patio del Castell de Castelldefels (2003-2005); la restauración de la planta noble del Castell y el acondicionamiento del patio y el acceso (2006-2009), con la financiación del Ayuntamiento de Castelldefels, la Mancomunidad de Municipios, la Generalitat de Cataluña y la Diputación de Barcelona; el acondicionamiento de la planta baja y el acceso a la cubierta-mirador del Castell (2010-2011), con la financiación del Ayuntamiento de Castelldefels, 1% cultural del Ministerio de Fomento y la Generalitat de Cataluña; y el acondicionamiento del núcleo de comunicación vertical y del espacio bajo cubierta situados al sector de levante del Castell (2012-2019).
Un elemento arquitectónico identitario del municipio

El castillo de Castelldefels, declarado Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN), se encuentra a la cumbre de un promontorio que predomina sobre el municipio, a 59 metros sobre el nivel del mar. Está formado por dos cuerpos: el cuerpo de levante, de mediados de siglo XVI, y el cuerpo de poniente, construido en el siglo XVIII. Es el elemento arquitectónico más significativo de la población. Al subsuelo hay estructuras de las épocas ibérica y romana.
Los antecedentes de la fortaleza datan del siglo X, como los del templo del castillo. Los orígenes materiales existentes en el actual castillo están datados del siglo XVI (1550-1600) y la iglesia de Santa Maria fue reconstruida a inicios del siglo XII y fortificada en el siglo XIV. Las sucesivas ampliaciones del recinto fortificado durante los siglos XVII-XVIII definieron el volumen del castillo actual.

El año 1988 el conjunto del castillo de Castelldefels fue adquirido por el Ayuntamiento de Castelldefels. Hasta entonces, su apariencia se había mantenido invariable de acá la primera restauración sufragada por la familia Girona el 1897, propietaria en aquella época. La primera restauración del castillo fue dirigida por el maestro de obras Ramón Soriano Tomba y la segunda, del 1910, estuvo en la iglesia del castillo, dirigida por el arquitecto Enric Sagnier.

A finales del siglo XX, la Diputación de Barcelona, a través de la SPAL, llevó a cabo las obras de restauración de la iglesia. Las intervenciones se centraron al mismo templo (1990, 1991-1995) y al recinto de la cabecera y vicaría, y fueron precedidas de un seguido campañas arqueológicas (1990-1991, 1992-1993 y 1994-1995).

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here