La Generalitat de Cataluña ha decidido prohibir el botellón para frenar los rebrotes del Covid-19 en la comunidad.

Así lo anunciaba ayer la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó: “Por razones de salud pública no se podrá beber bebidas alcohólicas en el espacio público” y el incumplimiento “será sancionado con entre 3.000 y 15.000 euros”.

Aunque es la Generalitat quien impone la prohibición, serán los ayuntamientos los que deberán controlar el cumplimiento de la orden y sancionar su incumplimiento.

Esta nueva prohibición llega sólo cuatro días después de que la Generalitat ordenara el cierre de discotecas y salas de baile y limitara la apertura de restaurantes y terrazas hasta la medianoche. Con ella, el Govern quiere ahora evitar que el consumo de alcohol en grupo se desplace a las calles.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here