Manel Sousa es actualmente Chef de una importante cadena hotelera internacional, actividad que compagina con diferentes proyectos empresariales, entre los que destacan la impartición de cursos de cocina, la gestión de su propia página web sobre cocina, escribir su propio libro de cocina y dirigir el restaurante La Candela, en Viladecans, que regenta junto a su marido.

1- ¿Como empezó tu pasión por la cocina?

Des de pequeño ya me fascinaba el mundo culinario, y aprovechaba todas las ocasiones para estar entre fogones, en casa con mi madre ayudándola cuando nos preparaba la comida o la cena, participando y colaborando con los encargados de organizar las cenas y comidas de verbenas de fiesta mayor y competiciones deportivas, en mi pueblo, Berga.

Aquí fue donde inicie mi andadura en el mundo de la restauración y  fui conociendo a  compañeros del mundo de la hostelería, quienes hicieron que cada vez me apasionara este mundo y de los que aprendí muchas técnicas y platos, que me han ido abriendo puertas.

Y lo cierto, es que este interés me viene de familia, ya que mi bisabuela Palmira, quien desgraciadamente nos dejo a principios de año, fue una de esas personas que más me marco para dedicarme a la restauración, una señora avanzada a sus tiempos, que fue cocinera en un restaurante de renombre de Berguedà,  y que siempre me decía, “Ui l’hostelería? Ja estas segur, es un ofici molt dur”.

Bueno, aquí seguimos, no? Ella siempre se sintió orgullosa de mi capacidad de lucha, entrega y emprendimiento, todo lo que soy en definitiva se lo tengo que agradecer gracias al apoyo de mi bisabuela, mi madre y mis hermanos.

2- ¿Como definirías tú cocina? Que te inspira?

Mi estilo de cocina la definiría como histórica, me apasiona la historia, por que sin ella no hay presente ni futuro, y me gusta llevarlo al territorio culinario. Cuando preparo mis platos, me gusta introducir este cóctel de historia, tradición y innovación.

La cocina me inspira paz, tranquilidad, cuando cocino me evado del mundo y puedo dar rienda suelta a mi imaginación, y así poder transformar la cocina tradicional con técnicas novedosas, es como si me transportara a otra realidad.

3- ¿Que te empujó a regentar La Candela, en Viladecans?

La Candela fue como el día que conocí a mi marido, un amor a primera vista.  Cuando volvimos a Viladecans, después de rondar por Catalunya por motivos profesionales, decidí empezar a impartir talleres de cocina en una aula muy cercana al restaurante, la cual me llevo también a gestionar el Parque Infantil Dnens, también cercano.

En la Candela antes de ser propietario comía y cenaba habitualmente y tomaba mi café en algún momento de mis momentos de relajación de toda mi actividad, pero siempre pensaba en todo lo que podría innovar si algún día fuera propietario. De repente, el Gobierno anuncia que pueden empezar abrir bares y restaurantes, y unos días más tarde salió la ocasión y sin dudarlo me lancé  de cabeza a esta nueva aventura, y sin duda la mejor decisión que he tomado.

4- También has escrito un libro de recetas, muy adecuado a estas fechas además… cuéntanos un poco.

A raíz de mi  colaboración sobre temas culinarios en una radio, la página web y mis cursos de cocina, de repente y sin esperarlo me contactaron para ver si estaba interesado en ser parte de ese proyecto, aunque os tengo que ser sincero  en un primer momento estaba aterrorizado, de entre todos los grandes cocineros que existen, me hablan escogido a mi, y con el apoyo de mi familia y mis amigos tire adelante.

El día de la presentación en la fabrica Damm de Barcelona, llene todo el auditorio de gente aficionada a la cocina, que había venido para la presentación de mi libro y verme cocinar, fue y será uno de los días más inolvidables, sobretodo por ver a la abuela de mi pareja en primera linea, como se emocionaba al verme cocinar y hablando en aquel imponente y majestuoso auditorio.

5- Dejando a un lado la situación que estamos viviendo por el Covid, como ves el panorama gastronómico actual?

Nos toca vivir una situación muy excepcional, y  hemos de ser conscientes de que costara mucho volver a tener una cierta normalidad, a todos los niveles laborales, sociales y económicos, entre otros

Ahora que nos vemos limitados es cuando nos damos cuenta y valoramos la importancia que tiene el turismo y la restauración en nuestro país, ya que es uno de los principales motores de nuestra economía, que da trabajo a una importante parte de la población activa de España.

Actualmente  el mundo gastro-nómico vive momentos convulsos y estamos en un momento en que toca reinventarnos a una velocidad de vértigo, estamos aprendiendo cosas nuevas si, pero a la vez estamos sufriendo.

Eso sí, no podemos perder la ilusión y la esperanza, lucharemos y venceremos.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here