El mercado laboral recibió un duro golpe en 2020. El año acabó con 622.600 puestos de trabajo destruidos y 527.900 desocupados más, la cifra total llegó hasta los 3,71 millones de parados, según la Encuesta de Población Activa (EPA) difundida este jueves por Estadística (INE). Y la tasa de desempleo ha acabado en el 16,13%, lo que supone 527.000 trabajadores más que el año anterior. Se trata del mayor incremento del desempleo desde el 2012, al acumular 3,72 millones de parados.

A pesar del mal año para el empleo por la pandemia, en el cuarto trimestre la evolución ha sido favorable respecto al tercero, con 3.100 parados menos, hasta los 3.719.800, y 167.400 ocupados más, hasta los 19,34 millones, entre los que se encuentran los incluidos en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

En términos anuales, la población activa se ha reducido en 94.700 personas, que han dejado de trabajar y no buscan empleo, lo que explica que la destrucción de puestos de trabajo haya sido mayor que el incremento del desempleo.

Mirando la composición del empleo destruido, 338.800 eran hombres y 283.800 mujeres y, en función de su nacionalidad, 486.400 españoles y 136.200 extranjeros.

La caída se sustanció en el sector privado (748.400 empleados menos), ya que aumentó en el público, y se saldó con 19.800 autónomos y 604.600 asalariados menos, de los que la mayor parte eran temporales (397.100).

Todos los sectores registraron destrucción de empleo, aunque se concentró en los servicios, con 537.100 empleados menos, seguidos por la industria (70.100).

Y por regiones, casi todas las comunidades disminuyeron su ocupación, siendo Cataluña (137.600 ocupados menos), Canarias (112.800) y Madrid (107.100) las que reflejaron la mayores bajadas; en tanto que aumentaron el empleo durante 2020 Extremadura (5.500 más), Murcia (2.100) y La Rioja (400).

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here