La cadena estadounidense de restaurantes Hooters ha anunciado la apertura de un local en el municipio de Castelldefels dentro de pocas semanas. Tras meses de rumores, un intento frustrado en Viladecans y multitud de críticas por sus prácticas machistas, la empresa ha informado de su apertura en sus redes sociales y ha publicado una página web en la que figura la dirección del local, situado junto a otros dos establecimientos de comida rápida, cerca del centro comercial Ànecblau.

Desde que se conocieran las intenciones de abrir en la ciudad, multitud de personas, entidades y el propio ayuntamiento han expresado su rechazo a acoger en la ciudad este local ya que, según denuncia el Consell Municipal de Dones de Castelldefels, “la cosificación de las mujeres que visualizan estos tipos de restaurantes daña su imagen de forma vejatoria, reduciéndolas de personas a objetos”. El pleno municipal de octubre aprobó (con la abstención del PP y los votos en contra de Ciudadanos) una moción apoyando la denuncia del Consell de Dones, a pesar de haber concedido la licencia de apertura ya que no se incumple ninguna ley vigente. El concejal de Igualdad de Castelldefels, Alejandro Company, ha asegurado que los responsables de la empresa en España se han comprometido a respetar toda la normativa vigente.

La ciudadanía, por su parte, se encuentra dividida. Hay quienes critican que este local abra en la ciudad, y así se demostró el pasado 6 de noviembre en una concentración convocada por el Espacio Feminista de Castelldefels ante el ayuntamiento, en la que participaron un centenar de personas.

Imagen ampliada

 

“Hemos convocado esta concentración para visibilizar, informar a la ciudadanía, y denunciar la apertura del restaurante Hooters, que cosifica y mercantiliza a las mujeres, utilizando sus cuerpos como reclamo”, explicaba en su comunicado el Espacio Feminista de Castelldefels. “Hooters no es bienvenido a nuestra casa”, afirma el comunicado. “Vivimos en una sociedad devorada por el consumismo en el que las mujeres se convierten en un producto o mercancía. Esto se llama violencia simbólica. […] Capital y patriarcado normalizan y perpetúan a la mujer como objeto, como producto. Así Hooters es cómplice, Hooters es y no es el enemigo… Hooters es una ficha más, una pieza más del engranaje en el sistema machista y patriarcal en el que vivimos, que impone unos roles y unos cánones estéticos. Y hoy nos ha tocado en nuestra ciudad”, explican.

La multinacional Hooters ha sido acusada de forma reiterada de “machista” por el perfil de sus camareras, anfitrionas como las llama la empresa, a las que se utiliza como reclamo con ropa muy escasa y ajustada. De hecho, en Estados Unidos recibe el apelativo de ‘breastrestaurant’, mezcla de los términos en inglés breat, pecho, y restaurant, restaurante. Pese a esto, según fuentes de la cadena, Hooters Castelldefels planea ofrecer tres posibles uniformes a sus empleadas (uno de ellos un chándal) para que sean ellas quienes elijan y aseguran que el ambiente del local será “joven, agradable y divertido”.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here