Golpe al narcotráfico con la incautación en Barcelona del mayor alijo de drogas sintéticas en la historia de España. Efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil han desarticulado una organización criminal que producía anfetamina, MDMA, metanfetamina y la conocida como cocaína rosa en dos laboratorios de la capital catalana.

Con la droga que fabricaban, abastecían la zona del mediterráneo español; Andalucía, Islas Baleares, Valencia y Cataluña, donde la organización disponía de redes para su distribución. La operación, bautizada como Latrans-Girasol-Muhlberg, se ha saldado con la detención de once personas, incluido el jefe de la organización, y la incautación de 827.000 pastillas de MDMA, 76 kilos de sulfato de anfetamina, 39,5 kilogramos de cristal, 217 litros de anfetamina líquida, 310 kilogramos de hachís, 89 kilogramos de marihuana, 2.000 dosis de LSD y 1,65 kilogramos de cocaína rosa.

Segunda mayor incautación de éxtasis en Europa

Según ha detallado la policía, la banda era la de mayor potencial en la elaboración y tráfico de drogas sintéticas en la historia del narcotráfico de España. Además, solo la aprehensión de éxtasis con esta investigación, supone la segunda más importante de Europa de las últimas dos décadas.  Los arrestados, de nacionalidades holandesa, española, rumana, colombiana e italiana, están acusados de delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y tenencia ilícita de armas. Ocho de ellos ya han ingresado en prisión.

La banda se había instalado en Barcelona, “donde tenía su sede central de operaciones”: dos laboratorios donde fabricaban los estupefacientes. En la ciudad también almacenaban la droga que recibían de Holanda. Para financiarla, enviaban grandes cantidades de marihuana y hachís que transportaban en coches, camuflada en el doble fondo de transformadores eléctricos manipulados.

Producción de la droga en dos laboratorios de Barcelona

Una vez entregada la mercancía en los Países Bajos, aprovechaban los mismos transformadores para transportar las sustancias sintéticas hasta España. El siguiente paso era procesarla. Para ello, los cocineros –expertos en químicos–, disponían de los dos laboratorios de Barcelona para su posterior distribución por la Península y Baleares.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here