Ante el anuncio del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, de destinar 4.000 millones de euros a la red de Cercanías de Catalunya, los alcaldes reclaman que esta inversión incluya un impulso definitivo al llamado “Metro del Delta”. Las cuatro ciudades han vuelto a exigir al Estado que recupere y priorice los proyectos para dotar al Delta del Llobregat de una red de transporte público eficiente y sostenible.
La alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez, ha reclamado al Gobierno que “de una vez por todas demuestre sensibilidad. Estamos hablando de un espacio donde viven más de 250.000 persones, uno de los motores económicos más importantes del país y un territorio de gran valor natural y estratégico. Tenemos necesidades reales, concretas, que hace demasiado tiempo que esperan, y una de ellas, esencial, es el transporte público. El crecimiento de la red de Cercanías con el Metro del Delta es, además, una necesidad evidente en términos de sostenibilidad, movilidad y lucha contra el cambio climático. El gobierno del Estado ha de dar respuesta.

La alcaldesa de Sant Boi, Lluïsa Moret, ha manifestado que “en este momento en que el Gobierno Central está comprometiendo inversiones de mejora de Cercanías a Barcelona, el Delta no puede quedar fuera. La construcción de esta línea de ferrocarril soterrada entre Castelldefels y Cornellà, que estaba concretada desde hace años, es vital para nuestros ciudadanos y ciudadanas. Ha llegado la hora del Delta”.
El alcalde de Viladecans, Carles Ruiz, ha asegurado que “el colapso del transporte público en la zona Delta se incrementará con las restricciones al vehículo privado que se harán a nivel metropolitano, es urgente efectuar las inversiones previstas en el Plan Director de Infraestructuras, y en especial recuperar la ejecución del Metro del Delta y el incremento de frecuencias para dar impulso al Área de Desarrollo Económico más importante de Catalunya: el Delta del Llobregat”.

La alcaldesa de Castelldefels, Candela López, ha afirmado que “este anuncio del gobierno español es un reconocimiento implícito de las carencias y la precariedad en infraestructuras que padecemos los catalanes desde hace años. Es inadmisible que durante tantos años el gobierno español se haya desentendido de nuestros vecinos y vecinas, ignorando la necesidad de las inversiones que todavía tenemos en el territorio. Lo que queremos es ver estos proyectos hechos realidad para garantizar la movilidad de nuestros vecinos y vecinas”.
Ahora hace un año, los cuatro alcaldes reclamaban conjuntamente a la Generalitat y al gobierno central que sacarán del cajón proyectos fundamentales para acabar don el déficit histórico en la movilidad, y sobretodo en el transporte público de pasajeros, que padece el Delta.
Entre estos proyectos estratégicos paralizados o aplazados desde hace años, destacaban el del “metro del Delta”, una infraestructura que inicialmente estaba concebida como una nova línea de metro y que se redefinió en el año 2006 como una nueva línea de Rodalies Cornellà-Castelldefels, y por tanto, competencia del gobierno central.
El nuevo proyecto, que consistía en la construcción de un tramo de doble vía de una longitud aproximada de 22,4 Km. y con 11 estaciones, cuatro de ellas de nueva construcción, fue sometido a consultas ambientales. En el año 2010 se aprobaba provisionalmente i se sometía a información pública el “Estudio Informativo Cercanías de Barcelona. Nueva Línea Castelldefels-Cornellà-Barcelona (zona universitaria)”.
Desde entonces, no ha habido ningún avance para su ejecución. Para los alcaldes, el progreso económico y social del Delta del Llobregat también implica atender otras reivindicaciones en materia de movilidad: iniciar las obras del carril de bus segregado en la carretera C-245 entre Cornellà y Castelldefels; mejorar la categoría de la estación de Viladecans para que paren todos los trenes; ampliar el aparcamiento de RENFE en Gavà o integrarlo en la reordenación del sector de la Roca; incrementar la frecuencia de paradas de los trenes en Castelldefels-playa; mejorar las líneas de los Ferrocarriles de la Generalitat en Sant Boi, y implantar una línea de autobuses para dar servicio a los polígonos industriales ubicados por encima de la C-32.
En esta demanda por unes infraestructuras que doten el Delta de un transporte público moderno, eficaz y sostenible, los alcaldes no están solos. La UPC, patronales y sindicatos también se han unido a esta reivindicación al incorporarse a la plataforma impulsada por los ayuntamientos, el pasado mes de mayo, para reivindicar la mejora de la movilidad en el territorio.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here