El Pleno municipal aprobó por unanimidad una moción que reclamaba el retorno a la actividad asistencial y sanitaria de este centro de salud de Castelldefels, cerrado al inicio de la crisis de la Covid-19 en el marco de la reorganización de los servicios de Salud decretada por la Generalitat. El Gobierno catalán ha anunciado al Ayuntamiento la reapertura del CAP para la semana que viene

Unanimidad en una reclamación que la semana que viene será una realidad: la reapertura del ambulatorio de Can Bou, en Castelldefels. Todos los grupos políticos municipales apoyaron a una moción que reclamaba “la reapertura inmediata del Centro de Salud de Can Bou con la dotación de profesionales necesarios para el retorno a la actividad de atención presencial”.

Presentada por el grupo político Movem Castelldefels-En Comú-Podemos, y defendida por el concejal de Salud, de esta formación, Ramon Morera, la moción municipal solicitaba también “la progresiva recuperación de la actividad asistencial de todos los dispositivos sanitarios de Castelldefels ahora que la epidemia ya está en fase de control y de seguimiento comunitario, y garantizar que todos los ciudadanos vuelven a tener acceso y atención” por parte del personal de enfermería, medicina de familia y pediatría.
“Una decisión errónea”

Publicitat

En cuanto a la gestión de la pandemia, el Ayuntamiento de Castelldefels reconoce por unanimidad que “se han reforzado extraordinariamente los hospitales”, con acciones “fundamentales para garantizar una atención sanitaria a gran número de enfermos de coronavirus con complicaciones graves”.

Aun así, critica que “no se ha tenido presente, ni garantizado con suficiencia la Atención Primaria”, y “es evidente que el cierre de Centros de Atención Primaria”, como el de Can Bou, “ha sido una decisión errónea por parte de la Consellería de Salut de la Generalitat. La mayor parte de personas infectadas han necesitado y necesitan atención próxima, capacidad de diagnóstico y tratamiento y seguimiento domiciliario”.

El Ayuntamiento también denuncia públicamente que “los test de PCR han tardado dos meses en estar disponibles en los CAP”, dificultando la selección de pacientes, “especialmente la gente mayor y más frágil, que se encuentra en su domicilio, donde necesita la atención de los servicios sanitarios más próximos, servicios que prestan los profesionales de los CAP”.

“La decisión de cerrar el CAP de Can Bou no la compartimos”, dice el acuerdo del Pleno, porque “Castelldefels es una ciudad que por el número de habitantes (cerca de los 70.000 incluyendo los habitantes de Botigues de Sitges), aunque le corresponden tres centros de salud e incluso habría que empezar a pensar en el cuarto, únicamente tiene dos”.

Publicitat

Tercer centro de salud

Una de las reivindicaciones históricas de la ciudad es la construcción y puesta en funcionamiento del tercer CAP, “una inversión a la cual la Generalitat de Cataluña ya se ha comprometido hace tiempo y en la que hemos avanzado en la tramitación necesaria para la cesión del terreno donde se tiene que construir, y en la definición del Plan funcional para este nuevo dispositivo. Para nosotros, es un contrasentido haber clausurado el CAP de Can Bou cuando la necesidad de disponer de un tercer centro asistencial es reconocida por todo el mundo”, incluida, dice, la Consellería de Salut.

Agradecimiento a los profesionales

El texto aprobado, además, realiza un “agradecimiento inmenso por su alto grado de compromiso, dedicación y valentía” al personal profesional de la salud, especialmente a quienes trabajan en Castelldefels. Con la pandemia provocada por el coronavirus, estas personas “han hecho frente al reto más importante de su vida profesional: atender de manera óptima a los pacientes que lo requirieran, con el objetivo de reducir los impactos y disminuir los efectos de un virus altamente contagioso y agresivo con la limitación de recursos, dispositivos y de condiciones de trabajo que tenían”.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here