Más de 80 sanciones han interpuesto entre marzo y junio de este año los 8 agentes cívicos municipales que trabajan para mejorar el civismo en la ciudad. Entre los actos incívicos más recurrentes figuran dejar fuera de los contenedores y en horario inadecuado las bolsas de basura así como dejar en la vía pública muebles y trastos viejos en días que no toca o restos de poda en encendido en las aceras dificultando así el tránsito peatonal. También se han sancionado a centros comerciales por dejar grandes cantidades de cartón en la vía pública cuando el ayuntamiento ofrece a los comercios un servicio de recogida puerta a puerta para evitar estas aglomeraciones de residuos.

Por otra parte, y con la colaboración de la Policía Local, se ha detenido a dos personas cuando estaban pintando graffitis en el exterior de fachadas.
Los agentes cívicos también desarrollan otras tareas como el control del tráfico en las horas punta de entrada y salida de 5 escuelas de la ciudad y la ordenación de zonas del espacio público concurridas, como puede ser el caso la plaza de la Iglesia, para facilitar la convivencia entre los diversos colectivos que la utilizan.

Según el concejal de Gobernación y Seguridad, Jordi Planell, una de las funciones más destacadas de los agentes cívicos es “observar actitudes incívicas y deficiencias que se presentan en la vía pública para luego traspasarlas a la Policía Local quien las distribuye entre los organismos responsables como Jarfels, SAC o el propio ayuntamiento para que se subsanen”.

De estas incidencias los agentes cívicos han recogido unas 700 entre los meses de marzo a junio.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here