La obligación de llevar mascarilla ha pasado hoy a la historia. El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado el decreto que aprobó este martes el Gobierno y que tienen entrada de vigor inmediata para exonerar de su uso en los espacios cerrados, con algunas excepciones.

Sigue siendo obligatorio llevar la mascarilla en cualquier transporte público (autobús, metro, tren, etc); en los centros sanitarios y sociosanitarios, en las residencias de la 3ª edad (excepto los residentes), y se recomienda su uso ante personas vulnerables, sea donde sea. El decreto no detalla qué colectivos vulnerables son esos, pero este martes Darias habló de los que desde el inicio de la pandemia se han considerado como tales: personas mayores de 60 años, con el sistema inmunitario debido a una enfermedad grave o mujeres embarazadas. También se mantiene la recomendación de utilizar la mascarilla en aquellos espacios donde no se pueda mantener la distancia de seguridad interpersonal o donde la ventilación de los espacios lo requiera.

Mascarilla y centros de trabajo

Desde que el 6 de abril la ministra de Sanidad anunció que este miércoles se levantaría la obligación de llevar mascarilla, uno de los asuntos  más polémicos ha sido qué ocurrirá en los lugares de trabajo, puesto que el Gobierno dejaba la decisión en manos de los departamentos de prevención de riesgos laborales de cada empresa.

En este sentido, el decreto que publica este miércoles el BOE establece que “en el entorno laboral, con carácter general, no resultará preceptivo el uso de mascarillas” pero que “los responsables en materia de prevención de riesgos laborales, de acuerdo con la correspondiente evaluación de riesgos del puesto de trabajo, podrán determinar las medidas preventivas adecuadas que deban implantarse en el lugar de trabajo o en determinados espacios de los centros de trabajo, incluido el uso de las mascarillas”.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here