Una vez inhabilitado por el Tribunal Supremo por desobediencia, Quim Torra ha pasado a ser expresidente de la Generalitat. No podrá ocupar ni concurrir a ningún cargo público durante los próximos 18 meses, pero sí puede solicitar las prerrogativas que contempla la ley para los exjefes del Ejecutivo catalán.

En concreto, la ley del 2003 que regula el estatuto de los expresidentes de la Generalitat establece que tendrán derecho a percibir un sueldo del 80% de lo que cobraban cuando estaban al frente del Govern durante un periodo equivalente a la mitad del tiempo que desempeñaron el cargo. En el caso de Torra, eso significa que percibirá unos 122.400 euros al año, ya que percibía una retribución de 153.235,50, durante los próximos 14 meses,  es decir, hasta finales del 2021.

La norma establece que este sueldo solo lo podrá disfrutar durante un periodo equivalente a la mitad del tiempo que ha estado en el cargo, por lo que, como ha estado 28 meses, serían 14.

Sin embargo, una vez cumpla los 65 años -ahora tiene 57-, tendrá una pensión vitalicia igual al 60% de la retribución que corresponde al ejercicio de presidente, de unos 92.000 euros anuales.

Según la ley, además, Torra podrá disponer de una oficina propia con tres personas a su servicio, una dotación presupuestaria para gastos, un coche oficial con chófer y servicios de seguridad.

El inhabilitado presidente de la Generalitat sigue por el momento con su agenda y ha abierto un canal de Telegram para publicitar sus actos.

 

 

Como sus antecesores

La retribución de Torra como ‘president’ era de 153.235,50 euros y ha dirigido la máxima institución de Catalunya durante 28 meses. Una vez pasados los primeros 14 meses como ‘expresident’, dejará de recibir el emolumento. Uno de los precedesores de Torra, Artur Mas, cobró 111.000 euros anuales hasta principios de este año.

 

En paralelo, la misma norma dota a los exjefes del Ejecutivo catalán de una pensión vitalicia equivalente al 60% del salario de ‘president’, lo que en el caso de Torra supondrá unos 92.000 euros anuales. Ahora bien, este complemento solo lo comenzará a cobrar cuando cumpla 65 años, y ahora tiene 57. Mas empezará a recibir esta pensión de jubilado a partir del próximo 31 de enero, cuando cumplirá 65 años, la misma edad que ha cumplido este año su antecesor, José Montilla.

Oficina e incompatibilidades

Además, para “garantizar que pueda atender sus necesidades personales e institucionales con la dignidad y el decoro que corresponden a las funciones ejercidas”, según la ley, Torra podrá disponer de una oficina propia con tres personas a su servicio “con dedicación especial y mediante el sistema de libre nombramiento”; una dotación presupuestaria para “gastos de oficina, atenciones de carácter social y, si procede, gastos para el alquiler de inmuebles”; un coche oficial con chófer, y servicio de escolta de los Mossos d’Esquadra.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here