“Tenemos que remontarnos a la posguerra para encontrar un momento en que Cruz Roja haya necesitado tener una implicación tan total”, ha afirmado este miércoles su coordinador en Cataluña, Enric Morist. Lo ha dicho en la presentación del balance de la actividad de la entidad entre marzo de 2020 y febrero de 2021, que muestra que esta dio ayuda humanitaria a 415.976 personas en este periodo, más del triple que en todo el año 2019 (123.000). Esta cifra se eleva hasta 1.400.000 si se contempla también a quienes se beneficiaron indirectamente de este apoyo, como podrían ser familiares. La ayuda humanitaria consistió sobre todo en proporcionar alimentos, medicinas y productos de primera necesidad.

El balance refleja, además, que entre marzo y diciembre de 2020, la Cruz Roja de Catalunya recibió 56.038 nuevas altas de usuarios, cerca de un 69% más que en todo el año anterior (33.184). En mayo, estas aumentaron un 279% en comparación con el mismo mes de 2019, coincidiendo con uno de los peores momentos de la crisis social y sanitaria del coronavirus.

El coste global económico de la pandemia, según la Secretaria de Cruz Roja de Cataluña, Helena Fontanet, ha sido hasta ahora de más de 16,8 millones de euros, de los que el 74,3% se ha destinado a cubrir necesidades básicas.

El presidente de la entidad, Josep Quitet, ha celebrado la colaboración de los 228.000 socios, que se han mantenido respecto a 2019. En algunos casos, incluso han incrementado su aportación. “Pese a esta crisis, pese al paro que tenemos ahora mismo de más de medio millón de personas, pese a esta historia que hemos vivido, nuestros socios han tenido esta confianza y han estado a nuestro lado”, ha afirmado.

Por su parte, Fontanet ha destacado que los ingresos de la entidad han llegado “de manera muy proporcionada de todas las vías”. Se han repartido casi a tercios entre la Generalitat (32,2%), los ayuntamientos (30,5%) y las empresas y particulares (35,7%). También ha habido un 1,5% procedente de las diputaciones.

La secretaria ha puesto especialmente en valor la colaboración por parte de las empresas, un total de 402, de las cuales solo 42 colaboraban con Cruz Roja antes de la pandemia. Ha informado, asimismo, de que un 33% dio ayuda en especie.

168.320 cribados de Covid-19

Durante la pandemia, la Cruz Roja Cataluña también ha apoyado a las instituciones con dispositivos sanitarios. 

Ha realizado 168.320 cribados de Covid-19 y ha hecho 187.516 llamadas de seguimiento y promoción de la salud y hasta 1.768 acompañamientos psicológicos.

También ha activado ocho albergues para sintecho y siete para acoger a personas que no podían realizar un confinamiento en condiciones, con un total de 1.414 plazas. De estas, 661 siguen activas este marzo.

La mitad de los parados, por la pandemia

Además del balance de su actividad, la entidad ha presentado el segundo informe sobre el impacto de a Covid-19 en colectivos vulnerables, realizado a partir de 1.535 encuestas a personas atendidas.

Este señala que un 58,4% de ellas está en paro –10 puntos porcentuales más que en octubre de 2020– y la mitad (48%) ha perdido el trabajo por culpa de la pandemia. El 19,31% de los desocupados está sin Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y el 9,66%, con.

El 35% de los encuestados desconoce qué es el Ingreso Mínimo Vital, y de los que están enterados, un 61% lo ha pedido, pero solo el 10% lo recibe.

El informe muestra, además, que el 40% de las personas que conviven con menores en edad escolar dice que tuvieron dificultades para seguir el curso durante el confinamiento. También subraya que la mitad de los encuestados no tiene ordenador en casa, y tres de cada 10 no disponen de conexión wifi o datos móviles.

La incidencia del coronavirus en las familias vulnerables, según la encuesta, se ha triplicado respecto a octubre. El 16,8% de las personas consultadas afirma que ellas mismas o un familiar lo han sufrido, mientras que ese mes el porcentaje era solo del 5%.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here