Catalunya vuelve a limitar las reuniones sociales, tanto públicas como privadas, a un máximo de diez personas. Se trata de una de las restricciones que ha anunciado este lunes por la tarde portavoz del Govern, Patricia Plaja, con la voluntad de frenar los contagios de esta quinta ola.

Además, todas las actividades finalizarán como máximo a las 00:30 horas, y los eventos culturales se harán con el público sentado. En la calle estará prohibido comer y beber, excepto en el caso de actividades escolares que se realicen en el exterior de los centros.

 

Estas medidas se recogerán en una resolución en la que el Procicat está ahora mismo trabajando, y tendrán que ser avaladas por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que entren en vigor en los próximos días.

Salut también adelanta la vacunación de la segunda dosis de la población de 60 a 69 años a cuatro semanas, debido a que en los hospitales está incrementando el número de pacientes de esta franja de edad que todavía no tiene la pauta completa de vacunación.

 

Posible toque de queda

El Govern de Pere Aragonès tampoco descarta decretar un toque de queda nocturno, como ya se ha aprobado en los municipios con mayor incidencia de la Comunidad Valenciana. La consellera Plaja ha explicado en rueda de prensa que existe “el encargo directo del presidente Aragonès” al gabinete jurídico de la Generalitat para que estudie y elabore un informe sobre este auto y, si llega el punto en que esta medida se considera necesaria, ya tengan “una parte importante de la faena hecha”.
El ‘conseller’ de Salut, Josep Maria Argimon, ha explicado que este brote tien el foco muy relacionado con un mayor volumen de la interacción social, así como actividades de ocio y viajes de fin de curso. “Ha sido muy explosivo, muy rápido, no es una subida similar a la de otras olas o a la que tenía el Reino Unido”ha apuntado. 

 

Reunión previa con alcaldes

Argimon se ha reunido este lunes a mediodía con alcaldes y concejales de los principales municipios catalanes para debatir sobre cuáles iban a ser las nuevas restricciones para Catalunya ante la explosión de contagios de las últimas semanas.

Asimismo, el propio presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ya avanzó el domingo que el Govern tomaría decisiones para mitigar el número de casos que se están produciendo, y que se trabajaría para llegar a un equilibrio con “la vida social, económica y emocional”.

Por su parte, la consejera de Cultura, Natàlia Garriga, ha avalado hoy el “trabajo” y el “valor” de festivales de masas como el Cruïlla, a pesar de reconocer una “cierta incoherencia” en su autorización en un momento que epidemiológicamente “no es bueno”. 

Entrevistada en Catalunya Ràdio’, la titular de Cultura ha dicho que a partir de ahora se velará para que “no se produzcan acontecimientos con aglomeraciones” y ha recordado  que casi el 90% de festivales de verano se hacen con público sentado y, por lo tanto, “no peligran”. Según Garriga, las nuevas medidas son “quirúrgicas”y la intención es que sean “efectivas pero que no afecten la economía”.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here