Además de los principales accesos viarios a la ciudad de Barcelona, desde el pasado jueves tanto la Guàrdia Urbana como los Mossos d´Esquadra están realizando controles en los transportes públicos que conectan con la capital catalana con el objetivo de hacer respetar el confinamiento perimetral municipal decretado en toda Cataluña por la Generalitat hasta el próximo 17 de enero.

Así pues, las estaciones de tren de Renfe y de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) están acogiendo dispositivos policiales, como ya sucedió en el arranque de la segunda ola de la pandemia de coronavirus. 

El pasado jueves, estos operativos se llevaron a cabo en la estación de Sants, tanto en las vías de alta velocidad (AVE) como de Rodalies Renfe y Regionales. Los controles en los Ferrocarrils se efectuaron en el primer día de puesta en vigor de las nuevas restricciones en Cataluña en las estaciones de Catalunya y de Provença de la línea del Vallès.

Únicamente hay cuatro excepciones para poder salir del municipio durante los próximos 10 días: para acudir al trabajo, para acudir a estudiar, para cuidar a personas dependientes o para desplazarse por motivos de urgencia.

Por carretera, los controles de Mossos y Urbana fueron visibles el pasado jueves en puntos de la Ronda Litoral de Barcelona. En la jornada del jueves se llevaron a cabo 258 controles de Mossos y policías municipales en las principales vías y en accesos a ciudades catalanas.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here