La ciudad de Barcelona contribuye a la paulatina reapertura de los espectáculos culturales tras un año de pandemia creando la segunda edición de la iniciativa Bonus Cultura, una tarjeta de descuentos en consumo cultural que nació con la pandemia en julio de 2020 (en plena época de desescalada de actividades) y que hasta hace dos días ha logrado vender 96.000 de estos descuentos.

A partir del 1 de abril, el Ayuntamiento saca a la venta un segundo formato del cupón, más asequible, en el que el usuario paga 15 euros y el consistorio paga otros 5 euros, generando un valor total del abono de 20 euros. Este se une al Bono Cultura de 40 euros (en el que el consumidor paga 30 euros y el Ayuntamiento aporta 10 euros). En ambos casos, la administración subvenciona el 25% del valor del vale. 

La modalidad más barata se ha pensado para la compra de productos de menor precio, como entradas de cine, libros o discos. Y podría venderse en paradas callejeras en la Diada de Sant Jordi para ayudar a la adquisición de volúmenes en ese día tan señalado en la agenda cultural barcelonesa.

“La experiencia de 2020 fue muy positiva, vendimos 78.831 bonos, con un impacto aproximado de 3,1 millones de euros para el sector cultural de la ciudad”, ha afirmado este lunes el primer teniente de alcalde, el socialista Jaume Collboni. De enero a abril de este 2021, se ha hecho una ampliación de 24.000 bonos, de los que se han vendido 17.407, llegando a los 96.238 en total.

Consumo teatral, el mayoritario en los bonos de 2020

La previsión municipal es que este año se duplique la cifra de Bonus Cultura a adquirir, que podrían llegar a los 150.000, ha confirmado el regidor de Turisme i Indústries Creatives, Xavier Marcé. El 87% de los adquiridos en 2020 se utilizaron para consumo teatral, seguidos de un 9% para compra de libros y de un 4% restante para música. 

La afectación de la pandemia en la celebración de conciertos en vivo explica un porcentaje tan bajo de consumo de espectáculos musicales con esta tarjeta en 2020.

Tampoco aparece el cine en los porcentajes de uso de la primera edición, que sigue “muy afectado por la dificultad para tener contenidos interesantes” de estreno, además de por las restricciones por la Covid, ha admitido Collboni.

En cambio, el teatro “ha tenido una actividad más normalizada en los últimos meses”, ha añadido.

También ha recordado que el Liceu de Barcelona y el Teatro Real de Madrid son los dos únicos coliseos líricos del mundo que están abiertos y con programación estable.

Y ha puesto en valor el exitoso concierto celebrado el pasado sábado en el Palau Sant Jordi de la banda Love of Lesbian, al que acudieron 5.000 personas, que pudieron disfrutar del evento con mascarilla y sin distancia de seguridad,  habiéndose sometido previamente a una PCR que debía dar resultado negativo (solo se detectaron seis positivos). Actualmente hay 177 establecimientos adheridos, entre salas de cine (15), librerías (102), salas de música (16), tiendas de discos (8) y teatros (36).

Otra de las novedades de la edición 2021 es que los nuevos bonos servirán para adquirir localidades para espectáculos al aire libre estivales que se celebren en la Anella Olímpica de Montjuïc o en el recinto Fòrum y también para los incluidos en la programación del Festival Grec.

La inversión municipal de este 2021 en el Bonus Cultura es de un millón de euros que procede del fondo extraordinario de recuperación de la economía en Barcelona. Pueden comprarse desde la página web bonuscultura.com/barcelona y desde cada establecimiento adherido. En el caso de que el importe de la compra sea superior al valor del bono, el usuario ha de abonar la diferencia. Y en caso contrario, el equipamiento entregará al cliente un vale personalizado por el importe sobrante y con una fecha límite de uso.

En 2020 se invirtieron 900.000 euros en esta propuesta, y se añadieron 250.000 euros adicionales a principios de este 2021 para emitir más cupones entre enero y marzo de este año.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here