Fernando Símón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha afirmado que existen en este momento 580 brotes activos que suman 6.900 casos de coronavirus. Desde la semana pasada se han dado por cerrados otros 154 focos.

En su comparecencia en el ministerio de Sanidad, Simón ha destacado cómo los brotes más relevantes comenzaron siendo, hace un mes, los relacionados con trabajadores temporeros y ahora se sitúan en contactos familiares, sociales y relacionados con el ocio nocturno. Sobre aquellos primeros brotes en la industria hortofrutícola, el epidemiólogo considera que “las medidas de control tuvieron su efecto”, aunque “sigue existiendo el riesgo si no se toman las medidas adecuadas”.

Según sus datos, 106 brotes, con 900 casos, se han originado en fiestas familiares o privadas. Y 46 brotes con 1.500 casos, alrededor de 32 casos por brote, en locales de ocio nocturno. “Son muchos menos brotes, pero el número de casos asociados a cada uno de ellos es mayor y es más difícil su gestión”, ha asegurado sobre estos últimos.

Fernando Simón no quiere hablar de segunda ola, un concepto que ha calificado de “un poco borroso, gris, una especie de mito”. Se ha distanciado en ese aspecto de la consejera vasca de Sanidad, que este mismo jueves ha usado esa expresión. “La transmisión comunitaria no controlada es de un nivel muy bajo. Por tanto, no podemos hablar de segunda ola”, ha afirmado, antes de explicar que, desde su punto de vista, las palabras de Nekane Murga habría que interpretarlas como un aviso de que “estamos en riesgo”.

El epidemiólogo ha atribuido el incremento de los casos diagnosticados a la mayor eficacia en la detección. “Estamos detectando entre el 60% y el 70% de las infecciones que hay en España, en el pico de la pandemia detectábamos el 10%”, ha dicho. Un aumento que, desde su punto de vista, corresponde a casos asociados a brotes, lo que ha definido como “una transmisión de fondo controlada”. El objetivo actual es, según sus palabras, “llegar a septiembre con la menor transmisión comunitaria posible”.

En un repaso a las zonas más afectadas por los nuevos casos de coronavirus, Simón ha calificado como “una medida preventiva muy correcta” el aislamiento de Aranda de Duero. Ha asegurado además que Aragón “quizás ya ha superado el pico de transmisión” y “ahora mismo no está soportando una presión hospitalaria “importante”. Ha deslizado que “está evolucionando bien”, al igual que Lérida y Barcelona.

Sobre el País Vasco, el director del CCAES Simón ha destacado que el 81 % de los casos diagnosticados den la últimas semana son asintomáticos. Un porcentaje que, ha dicho, contrasta con el 15% de asintomáticos que notifica Madrid. “No es buen indicador, tenemos que ver dónde está el problema”, ha afirmado sobre este último dato. El director del CCAES ha anunciado que el jueves mantendrá una videoconferencia con el gobierno que preside Díaz Ayuso para aclarar “informaciones que estamos recibiendo de distintas fuentes, a veces contradictorias”.

El director del CCAES ha destacado que pese al reciente incremento de los casos diagnosticados, “la letalidad está en unos niveles muy bajos” y “no hay ningun hospital en riesgo de colapso”. Dos afirmaciones que ha justificado porque se está reduciendo la edad media de los contagiados hasta 40 años en los hombres y 43 en las mujeres.

Aun así, Fernando Simón ha llamado la atención sobre el hecho de que pese a que la edad mediana de los 22 fallecidos en la última semana sea de 83 años, ningún grupo puede sentirse a salvo de complicaciones. “Tenemos algunos casos de fallecidos en la cincuentena y algunos casos alrededor de los 60 años. En todas las edades hay casos graves y fallecidos”, ha subrayado.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here